Buscar

5 Verdades (y Consejos) Que Debes Saber Si Vas A Emprender

Siempre vemos charlas motivacionales que también son importantes, pero te contamos lo que no se suele hablar

Además de emprendedores somos personas, y la resiliencia es muy importante en los negocios.

En la vida y en los negocios, existen diferentes circunstancias que pueden hacer que nos cuestionemos si tenemos la fuerza y la voluntad necesarias para seguir adelante. Todo emprendedor(a) se ha preguntado en algún momento: ¿Debería seguir intentando? ¿Debería “tirar la toalla”? Y en esos momentos tenemos dos opciones: sí, tirar la toalla o sobreponernos y salir fortalecidos, apostar por la resiliencia.

Y ya hablamos sobre la resiliencia empresarial en este blog, pero ahora queremos ahondar un poco más en la resiliencia humana, la parte más mental y emocional. Obvio, sin dejar el tema del emprendimiento de lado, y siendo más realistas.

La resiliencia es la capacidad humana de asumir con flexibilidad o adaptarse bien a situaciones adversas. Pero en psicología también se añade que no solo es adaptarse a éstas, sino salir fortalecidos de ellas.

La resiliencia implica usar nuestros recursos emocionales y mentales para reestructurarse en función de las nuevas circunstancias y necesidades, con empresas probablemente el restructurar sea el dar un pivot en el negocio. Y te hablamos de resiliencia, porque al emprender se necesita mucho de ella.

Bernal Fonseca es fundador ejemplo de resiliencia en los negocios, el cual su fortaleza mental lo ha llevado a crear De.Mentes, un innovador y pionero reality show para emprendedores, que le brinda oportunidades reales a proyectos emergentes o startups por medio de formación, exposición, y acceso a capital económico. También su empresa Cercanos, que educa y conecta a emprendedores, empresas y mentores. Basado en su trayectoria y su constante formación de emprendedores, recopilamos varias realidades que se viven al emprender en las que se necesita ser resilientes.

5 verdades de emprender que no se suelen hablar

1. Eres lo que consumes.

¿Qué consumes todos los días? Las personas somos el resultado de lo que consumimos, experimentamos, y decidimos. Si pasas viendo novelas (aka netflix también) todos los días por muchas horas, tu vida va a ser un drama. Si pasas viendo fútbol, vas a estar entretenid@ pero eso no te va a edificar (a menos que trabajes en esto). ¿Pasas viendo mensajes negativos? Tu vida nunca va a salir bien. Al igual que con la comida, todo lo que consumes es lo que nutre tu mente y cuerpo. Nuestro CEO Steven Baltodano, menciona que una le quedó de un mentor: “Dime que haces en tu tiempo libre y te diré quién serás”. No se trata de que no te des descansos nunca, claro que es importante, pero se trata de lo que vives nutriendo tu mente cada día. En la universidad te pueden enseñar muchas cosas, pero prepararse para emprender o ser fundador@, nadie más que tú lo puede hacer. Empieza HOY a alimentar tu mente con contenidos, decisiones y experiencias que te nutran realmente, que te hagan crecer y ser fuerte.

2. Aprende a amar el proceso.

Muchas veces queremos resultados inmediatos y excelentes de las cosas; sea de emprender, de una relación, de un proyecto, hasta de un lugar que rentaste para vacacionar. Pero así no funcionan las cosas. Ser resiliente es entender que siempre van a haber situaciones de aprendizaje, uno se las puede tomar como “me pasó esto, me pasó el otro”, siempre tengo piedras en el camino… o tomártelas como un aprendizaje. ¿Qué debo aprender de esta situación? ¿Qué me está enseñando? Ir un paso más adelante, es también saber aceptar, adaptarse y crecer, con cada situación que vives. Y emprender requiere aceptar, tener paciencia y amar ese proceso de esforzarte para llegar a lo que quieras alcanzar, saber que todo toma su tiempo.

3. Toca puertas hasta el infinito y más allá.

Quien no esté preparad@ para tocar y tocar y tocar puertas, mejor que ni se anime a emprender. Ni aunque tengas la mejor idea del mundo, van a venir mágicamente a trabajar o co-crear contigo. Emprender casi es sinónimo de tocar puertas mil veces, porque el 80% de las puertas que toques te van a rechazar y solo el 20% te van a dar la oportunidad. Se necesita coraje, determinación y persistencia para saber que esto va a ser la base de tu emprendimiento, y es un trabajo de nunca acabar.

4. ¿Cuándo debo dejar de intentar?

¿Cuándo es suficiente? ¿Cuándo debería dejar de persistir con algo? Si quieres emprender, la respuesta es: nunca. Tienes que ser constante en lo que quieres. Si te esfuerzas por algo, sí se va a dar de alguna forma. Vas a tener muchos “sí” y “no”, y cada uno te va a llevar a otra cosa y otra más, que te acercan a lo que quieres. ¿Cuándo dejas de intentar? Cuando se cierra una etapa de algo que lograste, pero entonces se abre otro camino y sigues intentando en algo nuevo. Cada paso y cada etapa te lleva a otra. Somos seres evolutivos, entonces no hay un “fin” o un resultado final. Si no estás listo para estas realidades, mejor quédate trabajando con un jefe que se haga cargo de todo. Porque emprender es una forma de vida donde siempre hay que esforzarse, persistir y trabajar. Nunca será suficiente.

5. Deja de pensar en pequeño.

Mucha gente empieza a emprender y vienen pensando como el sistema nos permite pensar: pequeño. Creyendo que el gobierno les va a ayudar, que deben ponerse un sello de MIPYME que muchas veces les encasilla a quedarse ahí pequeños. Much@s piensan que si empiezan a fallar, el gobierno va a venir a salvarles. Newsflash: No va a pasar. Tu tienes que ser capaz de solucionar tus cosas por sí sol@. No depender de que alguna institución te salve. Sí, hay que trabajar mucho, pero decide tú con quién trabajar, ve por estas personas y empresas, desarrolla tú el negocio, hazlo todo tú. Es lo único que te dará una certeza de que puedes salvarte tú mism@ y te hará tener una mentalidad de ver más allá y hacerte más grande. No significa que no busques ayuda, pero es que no dependas del gobierno ni de otros de que te salven. No te quedes pequeñ@, si puedes ser muy grande.

“Toma tiempo arrancar y llegar donde se quiere,

pero todo se basa en persistir.” – Bernal Fonseca.

Así es todo en la vida: las metas, los proyectos, los negocios, todo. Como dice la frase famosa: La gota de agua perfora la roca, no por su fuerza, sino por su constancia. Y la constancia es una mezcla de persistencia + resiliencia. Si quieres aprender algunos ejercicios para fortalecer tu resiliencia en los negocios, mira este blog. Las personas resilientes no solo son capaces de sobreponerse a las adversidades que les ha tocado vivir, sino que van un paso más allá y utilizan esas situaciones para crecer y desarrollar al máximo su potencial.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo